Diversas formas de implementar tutorías virtuales, para qué casos y porqué.


A fin de clasificar las diferentes modalidades de tutoría, podríamos agruparlas según:
  • Localización Espacial (presencial - a distancia)
  • Tipo de agrupamiento (individual - grupal)
  • Localización geográfica (en sede - itinerante)
  • Función que cumplen (didáctica - orientación)
  • Momento en que se realizan (inicial- de seguimiento - final - evaluación)

Las modalidades de las tutorías van a depender del tipo de tutoría. Es decir, el rol del tutor deberá adecuarse al sistema de enseñanza adoptado.

En las tutorías presenciales, utilizadas especialmente en los sistemas tradicionales, el estudiante y el tutor interactúan en forma personal, cara a cara. En este caso, es conveniente que el tutor ejerza una acción tutorial reactiva, es decir, a demanda del alumno. El tutor es facilitador de respuestas y consultas. El tutor deberá solucionar o encarar situaciones conflictivas en el momento en que estas se presentan.

Las tutorías presenciales, pueden a su vez, dirigirse a individuos particulares o a grupos. En el primer caso sirven como motivadoras de individuos con dificultades, y el segundo tipo de tutoría, es conveniente si el objetivo es la formación de pequeños grupos, o bien estimular la construcción de aprendizaje colaborativo.

Si tenemos en cuenta el criterio de agrupamiento las tutorías presenciales pueden ser itinerantes, o realizarse en la sede en la cual se dicta el curso. En el primer tipo, es el tutor quien se traslada. Este tipo de tutoría podría ser conveniente en casos en que casos de que los estudiantes tuvieran dificultades de movilidad o bien en el caso en que grupos determinados lo requieran, por causas de distancias, o bien porque el contenido a enseñar requiera que el tutor se traslade al lugar de trabajo de los estudiantes

Dentro de las tutorías presenciales existen:

Tutorías Individuales:
Cuando el tutor cuenta con un tiempo fijado para la atención individualizada a los estudiantes que acuden para solicitar orientación sobre temas o trabajos de la materia.

Tutorías grupales:
El tutor se dirige a un grupo de estudiantes que comparten inquietudes y un mismo objetivo.


En las tutorías a distancia, como ocurre en el e-learning, lo mas conveniente es realizar una acción tutorial proactiva mediante la utilización de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (NTIC's). La tutoría proactiva se lleva a cabo a demanda del profesor. La misma se fundamenta en la construcción del conocimiento.
Un tutor proactivo deberá demostrar seguridad en sus decisiones, las que deberán ser rápidas y oportunas, y poseer iniciativa que le permita prever y anticiparse a los hechos.

Por último, en las tutorías semi-presenciales, como ocurre en el blended-learning, podría pensarse en una combinación de ambas acciones tutoriales

La educación a distancia se realiza a través de diferentes medios de comunicación:
  • Correo postal
  • Teléfono
  • Radio
  • Televisión
  • Videocassette
  • Audiocassette
  • Internet
Se hace necesario que los tutores de educación a distancia, según el medio a utilizar, dominen los lenguajes de cada uno de ellos, y las herramientas necesarias para utilizarlos.

En las tutorías mixtas, se pueden distinguir dos líneas de intervención, una de apoyo orientado al desarrollo personal y a la motivación de los estudiantes y otra que se orienta hacia su rendimiento académico.
Ambas constituyen un complemento de la función docente habitual. La primera tiene como función principal generar la reflexión y autoanálisis de los estudiantes para que tomen conciencia de sus dificultades y se propongan superarlas. El docente-tutor orienta, apoya y asesora a cada estudiante y al grupo en general. Se busca que los alumnos lleguen a desarrollar un aprendizaje autorregulado, es decir un proceso en el que el propio sujeto pueda establecer sus metas y luego regule y controle los pasos que lo conducen al logro de los objetivos educacionales.
Con respecto a la segunda línea, su función es generar en los estudiantes nuevas competencias y habilidades y una mejora en su rendimiento académico. Se busca detectar en forma personalizada, las dificultades que pueden experimentar, conocer sus hábitos de trabajo y estudio en la situación concreta de aprendizaje, y contribuir a la toma de conciencia reflexiva sobre su propio desempeño.

Tutor o docente virtual?
Este interrogante surge muchas veces desde los alumnos, a través de los distintos tipos de tutoría, ya que desde la mirada de alumno no se tiene bien definido cuáles son las competencias, deberes y responsabilidades de uno y otro, amalgamándose ambos roles.
Pareciera ser que con las nuevas propuestas de educación a distancia el rol del tutor sobrepasa o mejor dicho pasa a primera plana sobre la figura misma del docente. Es común que no separen la figura del tutor y del docente. En este sentido cabe aclarar que el rol del tutor forma parte de la función docente, es decir la incluye, ya que acompaña y orienta al estudiante.
La tutoría por definición en los entornos virtuales realiza un acompañamiento global, tratando de generar en el alumno todas aquellas motivaciones que le permitan participar activamente de ese proceso de enseñanza y aprendizaje. Son tareas inherentes al tutor desarrollar habilidades desde lo pedagógico, lo social, técnico y administrativo y van desde la orientación al realizar las inscripciones, apoyo en el desarrollo del curso, la dinamización y guía en el desarrollo de los contenidos orientando de manera personal a cada alumno a fin de alcanzar con éxito las metas propuestas.
A través del diálogo efectivo favorecerá el aprendizaje activo, la construcción de aprendizajes coopertativos y colaborativos a través del monitoreo y moderación de los grupos de trabajo.Y es aquí donde surge el elemento fundamental de esta relación: la comunicación, que difiere de las comunicaciones que pueden generarse de manera presencial, semipresencial , como elemento esencial de la calidad educativa.
Es necesario redefinir los escenarios y la forma de interactuar a través de nuevos procesos comunicacionales a través de las diferentes interrelaciones e se produzcan entre los alumnos y el contenido, entre los alumnos y el docente y entre los alumnos entre sí.
Entonces este conjunto de interacciones es necesario definirlas como un entramado pedagógico que debe concretarse en la organización y distribución de la información (materiales y recursos), la acción del tutor y la interacción social que se desarrolle.

Educación virtual y tutoría.
Las tutorías se pueden categorizar en:

  • Tutorías pedagógicas: Este tutor participa en el diseño de la propuesta curricular y su función implica la orientación, motivación y comprensión empática del alumno. Asistencia pedagógica y tecnología. Programación de las actividades a realizarse.
  • Tutorías académicas: Son los expertos en contenidos, responsables del diseño de la asignatura.

Campo problemático. En materia de educación virtual, a menudo suele ocurrir que cuando el experto en contenidos y el procesador didáctico, trabajan separadamente no se llega a buenos resultados. Asimismo, también ocurre que docentes acostumbrados a dar clases presenciales, cuando se les invita a producir textos expositivos sobre esas mismas clases, los mismos no resultan adecuados a la hora de facilitar la comprensión del alumno en entornos virtuales. Inevitablemente, la producción de materiales virtuales debe consistir en un trabajo de equipo.

Estilos de intervención docente

Muchas veces la tutoría pedagógica y la académica son llevadas adelante por un mismo tutor. El tutor puede adoptar por un estilo de intervención pictórico o escultórico, según decida efectuar aportes al debate, orientando la discusión o bien, quita su participación y deja que las opiniones de los alumnos fluyan libremente.
Juan Carlos Asisten (2009) promueve un estilo de participación activa por parte del tutor en torno a la moderación de los foros, quien debe propulsar una temática de debate que genere controversia. La idea es estimular a los estudiantes a que argumenten y contra-argumenten sus posturas, en un clima de confianza y distensión. En tanto y en cuanto esto sea posible, se promueve la construcción colectiva del conocimiento. El tutor debe favorecer el desequilibrio cognitivo de los participantes, realizar participaciones de regulación y de cierre.
Ornelas Gutiérrez (2007) propone que el docente se desempeñe como moderador del foro de discusión o bien otorgue esta función a un alumno capaz de llevar esta tarea adelante.
La tarea del moderador de un foro electrónico, no es a menudo sencilla. Así lo expresa Brito, V. (2004). Resulta dificultoso regular las participaciones extensas como así también evaluar el aprendizaje colaborativo; por ello, es preciso atender el proceso de trabajo y no sólo centrarse en el producto final grupal.